Turismo y monumentos populares en Roma

El Palatino

El Palatino es un monte hermoso e histórico en Roma, en donde puedes encontrar las ruinas de los templos y palacios de los emperadores romanos que solían vivir allí. Aunque hoy en día solo quedan algunas partes de las antiguas estructuras, aún se puede apreciar y tener una idea del estilo de vida que se llevaba durante los viejos días. Una de las estructuras más extraordinarias y bien preservadas ubicadas en el Monte Palatino es la casa imperial llamada la Casa de Augusto.

Si deseas ver lugares más interesantes en el Monte Palatino, te recomendamos que lo visites en verano. No solo disfrutarás los lugares ideales para turistas, sino que también podrás sentir un poco de aire fresco. No te preocupes por empaparte de sudor bajo el calor del sol, ya que los árboles le proporcionarán suficiente sombra para refrescarte.

El Palatino es una de las áreas más antiguas de Roma. También es el monte más céntrico de los siete montes en la ciudad. Desde el Monte Palatino se puede disfrutar de una buena vista aérea del Foro Romano. Esta es una de las razones principales por las que los emperadores construían sus palacios en la cima del monte. Puedes bajar fácilmente por las escaleras desde el monte hacia el Foro Romano. Además del maravilloso paisaje en la cima, de los hermosos jardines verdes y los monumentos interesantes, también puedes disfrutar de un lugar más sereno y de una atmósfera placentera.

La incógnita con respecto a quiénes fueron los primeros ocupantes del monte permanece sin respuesta. De acuerdo con algunos historiadores, los emperadores fueron los primeros que vivieron allí. Algunas personas también dicen que Rómulo, junto con su hermano gemelo Remo, fueron los primeros en habitar el monte. Recuerda que Rómulo es conocido como el fundador de Roma.

La Casa de Augusto

Augusto fue el primer emperador de Roma que vivió y nació en el monte. Aunque la Casa de Augusto era solo una casa sobria, era sólida y cómoda. La casa fue diseñada con un espacio de oficina y un cuarto para él. El Emperador Augusto vivió en esta casa de dos pisos por cuarenta largos años.

Además de Augusto, los emperadores sucesores también construyeron sus propias casas en el Palatino. Allí podrás ver otro palacio llamado el Palacio Augustino, el cual fue construido en el 36 A.C.

La Casa de Augusto

El Palacio Tiberiano

Cubriendo una gran parte del lado occidental del Palatino está el Palacio Tiberiano. En el siglo 16, el palacio estaba cubierto por los jardines de la familia Farnese. El Palacio Tiberiano era un complejo en el Monte Palatino que fue construido por orden de Tiberio. Sirvió como residencia de los herederos del emperador.

Jardines Farnese

Sobre el Palacio Tiberiano están los jardines Farnese. Los jardines fueron construidos en la parte noroeste del monte por órdenes de la familia Farnese, por lo que se le colocó su nombre. Estos jardines del siglo XVI fueron diseñados por Vignola. Hoy en día, aún se puede ver una gran parte de los jardines. No solo es un lugar hermoso para pasear y relajarse, sino que también es un lugar perfecto para escapar del ajetreo de la ciudad.

Jardines Farnese

El Pasadizo Secreto del Emperador Domiciano

El Emperador Tito Flavio Domiciano no solo construyó una ciudadela en el Monte Palatino, sino que también construyó un pasadizo secreto llamado “El Pasadizo Secreto del Emperador Domiciano”. Este conectaba el monte con el Foro Romano. El Pasadizo Secreto del Emperador Domiciano era tan grande que incluso los caballos entraban en él y caminaban fácilmente a lo largo del pasillo.

El pasillo se descubrió en el 1900. Sin embargo, solo se mostró un pequeño segmento del corredor durante ese tiempo. Excavaciones posteriores desenterraron el pasadizo completo. Para ayudar a preservar esta joya histórica, se llevó a cabo un proyecto de restauración en el año 2009. El proyecto se completó seis años después y en octubre de 2015, el nuevo y renovado corredor secreto fue abierto al público.

Museo del Palatino

Si deseas conocer más acerca de la rica historia del Monte Palatino, no debes olvidar visitar el Museo del Palatino. Este museo histórico fue fundado en 1882 por Napoleón III, un emperador francés. En el Museo del Palatino aprenderás acerca de los hechos interesantes ocurridos en el monte y verás los descubrimientos arqueológicos encontrados durante las excavaciones.

¿Cómo llegar allí?

La mejor vía para llegar al Monte Palatino es viajar por la línea B del subterráneo y bajarse en la estación Circo Massimo. Desde allí, puedes pasar por delante del Circo Máximo y continuar caminando hacia la dirección del Coliseo. El Palatino está ubicado antes del Coliseo.

Nota 1: el Monte Palatino está situado en el lado opuesto del Coliseo y adyacente al Foro Romano.

Nota 2: si deseas visitar el Foro Romano, el Coliseo y el Monte Palatino, puedes comprar un boleto combinado. Este te dará acceso a estos tres lugares históricos. También puedes comprar tu boleto en el Palatino, ya que la fila aquí es más corta en comparación con las otras dos.

Nota 3: en dichos monumentos no hay restaurantes, cafés ni tiendas en donde puedas comer o beber, así que se recomienda llevar algo para comer o beber mientras estés en el Palatino y en el Foro Romano. Cerca del monte, puedes encontrar grifos con agua potable en donde puedes llenar tus botellas.

Dirección

Puede llegar al Palatino desde el Foro Romano o desde la entrada ubicada en la Via di San Gregorio.

También es interesante

Colina Capitolina
La Colina CapitolinaDe las siete colinas de Roma, la Colina Capitalina es la más pequeña. En una de sus cumbres se puede encontrar el Tabularium, el cual es un importante edificio que solía ser usado como archivo imperial.leer más...
Circo Máximo
Circo MáximoEl circo más grande de la Antigua Civilización Romana fue el Circo Máximo, el cual llegó a funcionar como un estadio para las carreras de carrozas. Hoy tiene fines más lúdicos, como conciertos y celebraciones.leer más...
Monumento de Víctor Manuel II
Monumento de Victor Manuel IIEl Monumento Nacional de Victor Emmanuel II es un edificio hecho de mármol que definitivamente destaca en la ciudad, sobre todo por su impune color blanco. Victor Emmanuel II fue el primer rey de Italia. leer más...