Turismo y monumentos populares en Roma

Religión en la Antigua Roma

Uno de los aspectos más populares y llamativos para estudiar en la Antigua Roma es sin duda alguna la religión. Y es que entre la fantasía y la creatividad, hubo conceptos interesantísimos que nos dan a entender las verdaderas prioridades y expectativas de los romanos para ese entonces.

religión en roma

Aunque sí es cierto que la religión romana tuvo muchísima influencia de la religión griega, (incluyendo las funciones de los dioses, templos para adorarlos, entre otros) estos incorporaron elementos nuevos en un contexto ya bastante distinto. Y como ya sabemos, a través de la historia el politeísmo en Roma continuó desvaneciéndose progresivamente durante la era del Imperio Romano, pero tuvo una permanencia casi absoluta durante la república y los primeros años del último periodo.

¿Cómo funcionaba el culto a los dioses?

Durante la permanencia de la religión politeísta, hubo tres tipos de cultos: el culto doméstico, el culto público y posteriormente, el culto imperial (culto al emperador), el cual se quedó activo incluso con la llegada del cristianismo.

Culto doméstico

En cada hogar había ciertos numinas o dioses que se encargaban de velar por el bien familiar, ya sea en la alimentación, la seguridad, el éxito… Había deidades específicas para adorar en los hogares, privadamente, ya que tenían funciones particulares: esto es lo que se denominaba el culto doméstico.

Dentro del culto doméstico, existían varias figuras en la familia quienes contribuirían con el bienestar de todos en el hogar:

Los Lares eran los dioses que velaban por la vida familiar y por la prosperidad. Eran pintados en las paredes o estaban en formas de estatuillas.

Los dioses Penates eran aquellos que protegían también el hogar y los derechos y deberes dentro de la vivienda. Por ellos, se hacían sacrificios pequeños. Su altar generalmente se encontraba en la cocina.

El Genius era la deidad o numen que tutelaba sobre los hombres y cosas. Se le nombraba en eventos importantes como las ceremonias nupciales. Se supone que era el encargado de determinar la condición y el carácter de las personas.

Por último, estaban los dioses pequeños que velaban sobre las actividades diarias, como la diosa que cuidaba la entrada y salida de los integrantes del hogar, el dios que velaba por el bien de los rebaños, los dioses del comer y del beber, etc.

Culto Público

En el culto público, se hablaba de dioses muy similares a los griegos, frigias y egipcios, por lo que muchos, sobre todo la triada principal (Minerva, Juno, Júpiter), tenían funciones similares. Públicamente, se entendía que cada acción grande o pequeña tenía que ver con la voluntad de las deidades.

Por ejemplo, si terminaba una guerra, probablemente se le atribuyese al dios correspondiente (Marte). Para alabar a los dioses se hacía una variedad de actos como sacrificios de animales o plegarias. Asimismo, numerosos templos fueron construidos, varios festivales y bailes fueron realizados e incluso los mismos cónsules tenían atribuciones de la religión.

Culto Imperial

En cuanto al culto imperial, este vino impuesto tras la llegada de los emperadores, específicamente a partir de la muerte de Julio César. Durante el principado de Augusto, el significado sagrado del emperador se intensificó, por lo que se construyeron templos en su honor y a su muerte, se divinizó. Esta herencia la cargaron todos los emperadores sucesores.

El surgimiento del Cristianismo

Aunque los cristianos fueron perseguidos mientras la religión politeísta se mantuvo como la oficial, durante el final del Imperio el cristianismo comenzó a abrirse paso. Tras la legalización por parte de Constantino I, el monoteísmo fue expandiéndose y tomando fuerza a lo largo de Roma. Teodosio I sería quien finalmente legitimara el cristianismo como única religión válida, así como también establecería la prohibición de la religión romana tradicional, al menos públicamente.

También es interesante

El Panteón
El Panteon RomaEl Panteón es la estructura mejor conservada desde la Antigua Roma. Originalmente fue un edificio dedicado a los dioses romanos para luego pasar a ser una Iglesia. Algo asombroso es que su interior es completamente redondo, ya que se suponía que esta forma debía representar la eternidad del Imperio Romano. leer más...
Iglesias en Roma
Basílica San PedroRoma es la cuna del Catolicismo Romano. Cuando uno viaja a Roma, una de las paradas obligatorias es la visita a las Iglesias monumentales ubicadas en el Vaticano, sin importar la creencia religiosa.leer más...
Tickets para el Museo Vaticano
Foto del interior del Museo VaticanoEl museo Vaticano fue inaugurado por unos verdaderos amantes del arte. Sin embargo, ¡las colas para verlo son inmensas! Si no quieres perder 2 horas de tus vacaciones, asegúrate de adquirir los tickets por correo electrónicoleer más...