Turismo y monumentos populares en Roma

Coliseo de Roma

El Coliseo Romano: un anfiteatro gigantesco, una estructura impresionante, un edificio auténtico, un punto de referencia histórico de Roma, indispensable para las calles de la Ciudad Eterna; una de las grandes maravillas del mundo…entre muchos otros calificativos. En fin, son innegables las razones por las cuales se le conoce al Coliseo con todos estos estos apelativos. Independientemente de que lo hayas visto en persona o solo hayas escuchado de él a través de alguien más o bien hayas leído algo acerca de él en libros o en línea, el hecho es el mismo. La realidad indica que sin el Coliseo Romano, Roma sería una ciudad definitivamente diferente.

El Coliseo

Si estás pensando en hacer un viaje a Roma y deseas visitar el Coliseo Romano, una de las cosas que te ayudará a programar el viaje es saber qué esperar. Ya que el Coliseo es uno de los lugares favoritos entre los turistas y que hay cientos de personas que desean ver el monumento en un día, es lógico que la fila sea sumamente larga. Si no puedes esperar una hora o dos parado(a) en una larga fila, puede comprar los boletos en línea antes de asistir.

La Casa de Oro

Muchas personas eran pobres durante los tiempos de la Antigua Roma. Por ende, había muchas personas que sufrían de hambre. La mayoría de las veces, la gente no tenía dinero para comprar comida para ellos ni para sus familias; la mayor parte del tiempo estaban preocupados y desamparados. La agonía de la gente pobre se amplificó aún más cuando ocurrió el gran incendio. Pero, ¿a quién se podía culpar por el incendio? Todos los dedos apuntaban a Nerón, el emperador egoísta al que le importaba poco su pueblo. El incendio consumió la parte central de Roma, el lugar ideal para construir la casa de los sueños de Nerón.

Después del gran incendio, Nerón ordenó la construcción de su nuevo hogar, la Domus Aurea, que también es popularmente conocida como la Casa de Oro. Este complejo gigante ocupaba un terreno de 80 hectáreas. Estaba diseñado con un jardín impresionante y una estatua monumental de Nerón de 35 metros de altura, que representaba su triunfo.

Desafortunadamente para Nerón, el mismo falleció antes de culminar la construcción de su palacio. Sus sucesores aseguraron que la construcción del edificio estaba terminada y que luego vivirían allí, pero no hasta que Vespasiano se convirtió en emperador. Cuando Vespasiano se apoderó el Imperio Romano, la gloria de la Casa de Oro terminó. A diferencia de Nerón, el Emperador Vespasiano entregaba su corazón y escuchaba a su pueblo. Él sabía que la gente odiaba a Nerón y se aseguró de que tuvieran algo a cambio. La Domus Aurea fue demolida y sobre ella se construyeron nuevos edificios. En el lugar del estanque, emergió el Coliseo que vemos hoy. El Coliseo sirvió como un anfiteatro donde las personas podían ir a entretenerse y a olvidar momentáneamente su miseria.

El Coliseo dentro

Coliseo

Las personas disfrutaban las batallas entre gladiadores que se realizaban en el Coliseo. Los gladiadores, mayormente esclavos, eran entrenados para pelear en una escuela de gladiadores. Ellos no solo peleaban entre sí, sino también contra bestias. Algunas veces también había luchas entre animales. El público en general era bienvenido para presenciar el evento y ver a los gladiadores pelear sin tener que pagar por la entrada. El Coliseo tenía espacios y asientos que estaban techados con un enorme tejido para que la audiencia no estuviera de pie o sentada bajo el calor del sol. El techo tejido estaba atado a 240 postes en el anillo superior del Coliseo. Este podía alojar hasta 70.000 espectadores a la vez. La arena estaba cerrada con una cerca de hierro robusto, lo que impedía que los animales se escaparan durante la batalla.

Los animales eran transportados a la arena en un elevador, mientras que los gladiadores caminaban hacia el suelo de batalla por un camino. La regla de las luchas de gladiadores era simple: el último hombre de pie era el ganador y los perdedores estaban destinados a morir. Sin embargo, en algunos casos cuando el perdedor sobrevivía, el emperador era quien determinada su destino. La mayoría de las veces, el emperador miraba a la audiencia para saber qué quería la mayoría antes de decidir. Si el emperador colocaba su pulgar hacia arriba significaba que el perdedor tenía la oportunidad de vivir; si estaba hacia abajo, el ganador tenía que asesinar al perdedor.

El Coliseo ahora

El declive del Coliseo

Pasaron cientos de años antes de que terminase la tradición de lucha sangrienta entre gladiadores. Hasta que el Emperador Honorius tuvo la iniciativa de ponerle fin a este tipo de entretenimiento barbárico. Se estima que aproximadamente más de 300.000 personas y animales murieron durante las feroces peleas.

El interior del Coliseo

En principio, el Coliseo fue utilizado para eventos como las luchas de gladiadores, pero como se detuvieron esas batallas el Coliseo quedó inactivo. Fue entonces que empezó su decadencia. Los cambios en el tiempo y la naturaleza han pasado factura al alguna vez majestuoso anfiteatro. Sin embargo, el deterioro del anfiteatro también es responsabilidad del hombre. Las personas recolectaban algunas piedras del Coliseo para usarlas en la construcción de nuevos edificios. Poco a poco, el impresionante teatro antiguo decayó. El Papa Benedicto XIV observó el valor histórico del teatro y sintió tristeza por ver en lo que se convirtió. En 1749, el Papa Benedicto XIV ordenó la restauración del Coliseo.

El Coliseo hoy en día

El Coliseo que vemos ahora es el remanente de lo que alguna vez fue un imponente anfiteatro. A pesar del proceso de deterioro por el que ha atravesado el anfiteatro, aún atrae miles de turistas. Además de ser un emblema de Roma, el Coliseo también juega un papel importante en la caracterización de las calles de la ciudad. Cuando las personas piensan en Roma, también piensan en el Coliseo.

¿Cómo llegar allí?

Llegar al Coliseo es muy sencillo. Solo debe tomar la línea B del subterráneo y bajarse en la estación Colosseo.

Boletos

La mayoría de los que visitan Roma quieren visitar el Coliseo. Esto se puede ver en las largas filas que hay en las casillas de entrada al anfiteatro; es fácil perder una hora o dos en ellas. Sin embargo, si no quieres hacer la fila para comprar el boleto, puedes evitarlo si compras boletos combinados. Este paquete de boletos incluye una visita al Monte Palatino, al Coliseo y al Foro Romano. Para mayor comodidad, puede comprar los boletos en línea con anticipación.

Horario de visita

El Coliseo está abierto todos los días.
Invierno: de 9:00 a 15:30
Verano: de 9:00 a 19:00

Dirección
Piazza del Colosseo
Roma

También es interesante

Mercado de Trajano
Mercado de TrajanoEl Mercado de Trajano constituye el centro comercial más antiguo del mundo. Los romanos solían llevar sus comercios acá y hoy en día sigue teniendo la misma función. El hermoso piso de mármol que permanece lo hace inconfundible. leer más...
El Foro Romano
El Foro RomanoEl Foro Romano era el sitio para hacer vida pública en Roma. En este enorme espacio solían darse los discursos políticos, el comercio, el intercambio, las actividades religiosas...El Foro ofrece una experiencia única hacia el pasado. leer más...
Colina Capitolina
La Colina CapitolinaDe las siete colinas de Roma, la Colina Capitalina es la más pequeña. En una de sus cumbres se puede encontrar el Tabularium, el cual es un importante edificio que solía ser usado como archivo imperial.leer más...