Turismo y monumentos populares en Roma

Tickets para el Museo Vaticano

El museo Vaticano consta de varios museos y galerías pontificias abiertos al público. Varios papas fundaron los museos. Ellos fueron algunos de los primeros amantes del arte que abrieron sus colecciones de arte al público. El museo se originó como un grupo de esculturas recogidas por el Papa Julio (1503-1513), y estas tallas todavía pueden verse a día de hoy en el Cortile Ottagono, que se encuentra dentro del complejo del museo.

Tickets para el Museo Vaticano

Foto del interior del Museo Vaticano

Los Papas Clemente XIV (1769-1774) y Pío VI (1775-1799) establecieron y fundaron la primera sección curatorial en el museo. De hecho, el Museo Pío-Clementino fue nombrado así tras ellos. Más tarde, , el Papa Pío VII (1800-1823) añadió una selección de antigüedades clásicas. Incluyó el museo Chiaromonti y la galería Braccio Nuovo. También mejoró la colección epigráfica, que permaneció intacta en la Galería Lapidaria. El museo Vaticano también es famoso por la Capilla Sixtina, con su techo decorado con la renombrada mundialmente “Creación” de Miguel Ángel.

Colección

El Museo Vaticano tiene una diversa colección de esculturas, obras de arte, y artefactos que fueron encontrados por diferentes papas de década en década.

Hay un museo Egipcio, en el que pueden encontrarse una colección de artefactos egipcios del siglo XV al XVII. También tiene tapices e inscripciones de los cementerios hebreos de la antigua Roma. Una colección de Arte Religioso Moderno  se añadió a los Museos en 1973. Junto a la Capilla Sixtina, a lo largo de la entrada del museo,puede encontrarse también la Stanze della Segnatura, decorada por Rafael, que se instaló en el 2000.

Sin embargo, lo que los Museos Vaticanos exhiben está más centrado en las obras de los artistas y artesanos griegos y romanos realizadas en mármol y bronce.

El museo también presenta varias áreas del mundo ortodoxo. Tiene trabajos relacionados con la religión y los funerales, que se caracterizan por las estatuas, las esculturas, los mosaicos, y otras obras de arte. Tiene artesanías que están diseñadas de forma única y que promueven el conocimiento y la historia del Vaticano desde entonces.

Los tickets para el Museo del Vaticano  pueden comprarse en la propia entrada. Pero tenga en cuenta que para conseguirlas hay una larga cola de espera, que puede ser de hasta dos horas.

Foto de cola esperando en el museo vaticano

Si no quiere perder 2 horas de sus vacaciones esperando bajo el sol y con muy poca sombra, comprar los tickets por adelantado es una buena idea. Los tickets se envían por correo electrónico.
Puede obtener las entradas al Museo Vaticano por € 38,00 aquí (precio sujeto a posibles cambios). Consulte disponibilidad y resérvelos aquí. Las entradas se envían por correo electrónico.
También hay una excursión de 3 horas con un guía de habla Inglesa, que le guiará a través del Museo Vaticano y la Capilla Sixtina, este tour tiene un precio de € 35.00 (precio sujeto a posibles cambios).
Consulte disponibilidad y reserve aquí.

Nota: Los turistas y los visitantes pueden llevar cámaras, pero deben evitar tomar fotografías con flash ya que esto puede acelerar las reacciones químicas que causan el deterioro de las obras de arte. Sin embargo, en la Capilla Sixtina, cualquier medio de tomar fotografías está estrictamente prohibido. Hay personal autorizado para confiscar cualquier tipo de fotografía tomada en el interior de la Capilla Sixtina.

Foto de escaleras en espiral del Vaticano

También está prohibido tocar cualquier obra de arte dentro de los museos. A lo largo de todo el complejo hay uan monitorización constante por medio de televisión y sistemas de alarma.

Está prohibido tocar llas obras de arte en el interior del Museo Vaticano. Existen dispositivos de monitorización automatizados que funcionan sincronizados con el sistema de alarma electrónica que se activa al tocar un artefacto. También hay miembros del personal que hacen un seguimiento  manual constante. Hay secciones de los museos del Vaticano que están cerradas al público de forma habitual y que sólo pueden ser visitadas bajo petición previa.